DEPORTES

El C.D Benavente regresa al purgatorio de la provincial a falta de dos jornadas.

Marco, portero C.D Benavente

escudo C.D BenaventeC.D. BENAVENTE 0: Marco, Rafa, Jorge (Eloy), Oscar Robles, Mice, Lucho (Michel), Rubi (Mario), Urbi, Javi, Pepe y Jarabo.

escudo c.d peñarandaC.D. PEÑARANDA 2: Montero, Omar, Jota, Antonio, Crístian, Pablo, Héctor, Fran, Jony (Sergio) , Albertín y Jorge ((Rodri) (Luis)).

Goles: 0-1 mto. 48 Jony. 0-2 mto. 89 Albertín.

Arbitro: González Campano. Amonestaba con cartulina amarilla a los jugadores del Benavente Lucho, Rubi y Jarabo y roja directa a Marco. Por los visitantes a Cristian y Héctor.

Todo sigue igual, o mejor dicho peor. No hay peor cosa que ir a hacer tu trabajo sabiendo que no va servir para nada. Un C.D Benavente, que aunque sabedor de que iba a ser uno de los descendidos, se aferraba a la más mínima posibilidad de cambiar el destino. Pero este se adelantó y el club tomatero vuelve a ser equipo de provincial y además a falta de dos jornadas y como farolillo rojo de la clasificación.
Con un ambiente más propio de un funeral que de una fiesta del deporte, el partido había que jugarlo lógicamente con la intención de al menos ser deportivos y dar sobre el campo todo lo que hay que dar para que las otras plazas de descenso no se vean entregadas por la baja lucha del club benaventano, pero ya me digan a mí como se puede hacer esto, si uno quiere reconducir una nave que lleva zozobrando desde la pretemporada.
Y ojo que no es echar leña sobre lo deportivo, donde los jugadores de Benavente se han entregado para sacar este marrón adelante. Aquí ninguno al menos de los que han terminado la temporada o están en ciernes, porque aún restan dos jornadas, se ha bajado del barco en ningún momento, sean de León con los Urbi, Rubi, Marco y Lucho que hagan lo que hagan siempre van a ser considerados como uno más de los nuestros, o sean de Benavente, Zamora, Villalpando o de cualquier punto de la comarca. Ellos son los que han dado la cara y han remado en un barco con todo en contra desde el inicio de temporada, sabiendo que los que realmente se han equivocado han sido los que han dado órdenes desde fuera.
Así no es de extrañar que el campo “Luciano Rubio”, seguramente sonrojado y enfadado, muy enfadado desde ahí arriba, se presentara en esa tarde veraniega del domingo con tan bajo número de aficionados, socios y algún que otro aficionado charro, por allí tomando un cafetito en el bar de Cipri, porque del juego mejor casi ni hablar. Ni una ocasión clara en toda la primera mitad, un disparo lejano de Javi que obliga a enviar a córner al meta visitante, un disparo tras acomodarse el balón, que se va fuera por parte del capitán Pepe, o un mal control de Rafa al saque de una falta que pudo ser el primero de los tomateros.
Tampoco los charros, que siguen en el pastel de los posibles candidatos a acompañar al Benavente, hicieron demasiados intentos sobre el portal de Marco. Un mano a mano al poco de empezar el partido que se iba fuera y un lanzamiento de falta de Albertín que se estrellaba en el poste izquierdo de Marco. Así que con el cero a cero, lo mejor del partido ambos equipos a vestuarios.
Y si mala fue la primera parte, peor fue la segunda y más para los pocos aficionados tomateros a los que la derrota no les pilló por sorpresa. Y casi sin llegar a tragar el café llega el primero de los charros en un contragolpe que pilló a la defensa tomatera descolocada y donde Jony no perdonaba y adelantaba a los suyos.
No reaccionó el Benavente, ni siquiera en busca de la honrilla y con más corazón que cabeza se dejó llevar en busca de quemar los minutos agónicos que le restaban al partido y los 90 que restan de temporada. Afortunadamente estos minutos sirvieron para ver la savia nueva que viene desde abajo con las incorporaciones de Mario o Michel o la de partidos anteriores de Berodas, un flaco favor por otro lado, el que se ha hecho al equipo juvenil con las contínuas convocatorias de jugadores del filial.
El 0-2 venía como consecuencia del lanzamiento de una pena máxima lanzada por Robertín y que además dejó al Benavente con diez por expulsión de Marco en su intento de evitar el gol en la primera jugada.
Llegarán momentos de análisis, pero de momento restan dos partidos para acabar la temporada y el C.D Benavente ya descendido de nuevo al “infierno”.

Tags
Ver más

Articulos relaccionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Adblock Detectados

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.