DEPORTES

C.D “BenaPepe” 2, Villalpando 1. Los tomateros ganan sufriendo. El Racing empata ante el farolillo rojo.

Un empate hubiera sido justo tras lo visto en el Luciano Rubio en la tarde del domingo. Un Benavente que solo estuvo presente durante media hora en el terreno de juego, momento que aprovechó Pepe para hacer un doblete y casi sentenciar el partido.

Por lo visto tras la salida fulgurante del equipo de Santi Redondo nadie pensaba en que al final se iba a pedir la hora para que el partido acabara lo antes posible, ya que el Villalpando fue el dueño y señor del encuentro desde que un soberbio lanzamiento de falta colocara el 2 a 1 en el marcador. Hasta ahí el Benavente era el que mandaba, pero misteriosamente desapareció ante un equipo que ha sido de los mejores en la cancha benaventana. Y no sorprendió en absoluto ya que el equipo terracampino dejó claro en su visita al Racing que la posición que ocupa en la tabla no es la que le corresponde por el juego que desarrollan. Ante el Benavente en ningun momento perdió la cara al partido, tocando la pelota con mucho criterio y sin dar una mala patada demostrando una deportividad exquisita a lo largo de los 90 minutos. Con todo esto el empate hubiera sido un justo resultado y porque desde la consecución del gol y más aun en la segunda mitad fue netamente superior al cuadro tomatero.

Un Benavente que deberá de mejorar mucho para conseguir estar en la parte alta de la clasificación y agarrarse a la plaza del ascenso, porque el Benavente de ayer volvió a ser mediocre en todos los aspectos y porque Pepe sigue en estado de gracia. En ningun momento se ve ese Benavente que domina, que manda, que marca el ritmo del partido, que se siente superior al rival. Todo lo contrario, se amilana, se desordena y a la mínima que sucede en su portería sufre para recuperarse. Este no es el Benavente que opta a ser campeón, a no ser que una carambola le premie con algo que por el momento no merece.

Pero parte de culpa de lo de visto ante el Villalpando tuvo el carrusel de cambios de la segunda mitad. Está bien que jueguen todos los máximos jugadores en cada partido, pero que jueguen por jugar……

La entrada de Ruben quizá no se notó demasiado teniendo en cuenta que Jorge estuvo desaparecido en combate, pero Omar no aportó nada de nada. Es más el Benavente perdió profundidad por banda. El debut de Cristian tampoco fue como para tirar cohetes con lo que en resumidas cuentas los cambios fueron a peor. Tan solo un par de internadas de Mario Mateos por banda salvaron al Benavente en el segundo tramo del partido.

Al final lo que cuenta son los tres puntos que suma el club tomatero que unido al nuevo tropiezo del Racing en casa del farolillo rojo, dos puntos de nueve en los últimos tres partidos disputados, les coloca a cinco puntos y con un partido menos empatado con el Fresno que pasó más apuros de los previstos para vencer al Pozuelo (5-3). El domingo serán dos por el descanso obligado.

Articulos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Muchas Gracias.