DEPORTES

Iván Bragado y Discamino sufren en la primera etapa de la Vuelta a Andalucía

Arrancaba la primera etapa de la Vuelta a Andalucía tanto para profesionales como para la particular Vuelta que recorre Discamino. Un etapa que se convirtió en durísima y que los amigos de Discamino nos cuentan en primera persona.

Por Discamino.- “Después de desayunar en el albergue juvenil nos dirigimos a Alhendín, meta volante desde donde empezaríamos a pedalear. Más o menos llano hasta llegar a Monachil, que nos recibió con los primeros repechos pero nada que ver con lo que sería morir por Dios más adelante cuando decidiésemos afrontar el puerto del Purche. Primera categoría. 1500 metros de altitud. Y unas cuestas…
A 5 kms para coronarlo desistimos Antonio y yo. Ni con la valiosa ayuda de las dos bicicletas de apoyo empujando, incluso a pie, pudimos más.
El siguiente triciclo con Iván y Silvia consiguieron la proeza de llegar al camping, a escasos dos kms del alto, echando las higadillas…

Foto.- Discamino.

Y por fin Pitillas y Ana consiguieron la hazaña. Honor para los héroes. Se ganaron los chavales el aplauso del público que empezaba a llenar las curvas y de los propios ciclistas aficionados que subían a ver la etapa cuando reparaban en esos extraños cacharros y en quién y cómo los pilotaban.
Desde arriba, nos dejamos caer hasta Granada, para ya en el casco urbano, recorrer los últimos kms de la etapa y hacer la entrada triunfal en meta con la ovación del público congregado.
El speaker de La Vuelta, desde su posición de comentarista en la misma Linde meta, cantó nuestra entrada y añadió un breve resumen de lo que es DisCamino. Incluso, posteriormente, estuvimos contestando a sus preguntas por los altavoces sobre el desarrollo de nuestra etapa.

Foto.- Discamino.

Si tuviera que escribir una crónica de lo vivido en la jornada de hoy tendría un grave dilema a la hora de elegir el titular. No sabría si decantarme por la parte deportiva y hablar de la dureza del puerto del Purche en Monachil; de la burrada de kms que hicimos para ir desde Málaga hasta Alhendin (139 kms) y después desde Granada hasta Cerro Muriano (220 kms), lugar en el que hemos establecido nuestra base de operaciones para los próximos 3 dias; de los cientos de miradas y caricias en las manos que intercambian Ani y Gerardo: de los codazos que me da Ani cuando pilla a Gerardo haciendo y recibiendo mimos de Mar o de Silvia; o…. Y es que el de hoy ha sido un día lleno de titulares, pero como de todos ellos el que más puede interesar es el del puerto, en él me voy a centrar.
Los primeros en pedalear esta mañana fueron Gerardo y Paula. Con ellos estuvimos una hora y quince minutos sobre la bici. Ese fue el tiempo que nos llevó ir desde Alhendín hasta Granada, cruzar la ciudad dando más vueltas que un ventilador ignorante y llegar hasta Monachil, al pie del puerto. Una vez allí les tocó el turno a Iván y Ana. Para ellos estaba prevista la subida del puerto y la bajada hasta la meta de Granada. Con esa idea empezamos a subir y al poco rato encontramos un cartel que ponía que faltaban 6 kms para el alto del Purche. Las rampas enseguida empezaron a hacernos pensar que las íbamos a pasar canutas y así fue. Tardábamos 13’30” en recorrer cada kilómetro. La pendiente era dura y cada poco había un repechón en curva de órdago a la grande. Suerte que llevábamos a Chema y a Fernando que nos iban dando un empujón de vez en cuando (de vez en cuando al principio, porque en la parte final, en el bárbaro desnivel que antecede al alto del Purche, hay una preciosa foto de Salvador Campillo que atestigua que llegamos allí empujados por Chema, Fernando, Javier Luque y Silvia).

Foto.- Discamino.

En definitiva, un inicio de Ruta para chuparse los dedos. Del conocido “sangre, sudor y lágrimas” sólo tuvimos sudor (el de todos en un precioso día de sol de invierno) y lágrimas (las de Silvia al llegar arriba, completamente rota por seguir el ritmo que le marcaba Iván, su copiloto; señorita Rey, es usted una valiente).
El resto de la historia no tiene misterio ni mérito alguno. Bajar el puerto en las furgonetas para proteger los frenos y las bicis y volver a subir en ellas a la entrada de Granada para cruzar la meta animados por el speaker de la organización.
En resumen, “QUÉ BONITO ES ESTO QUE HACEMOS” (¿queréis uniros a nosotros?)”.

Hoy segunda etapa.

Botón volver arriba

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Muchas Gracias.