DEPORTES

Iván Bragado y sus compañeros de Discamino estuvieron en casa. Sexta etapa.

IMG_0362

Por Discamino.

IVAN EN OLOR DE MULTITUDES.
Menuda nochecita de truenos y chaparrones. A las 3 cayó la intemerata (“no pasa nada; mejor que llueva ahora y así mañana amanece despejado;”) a las 05:30, algo más que lo de antes, con más ruido que la anterior (“estupendo; cuanto más llueva antes de levantarnos, menos lloverá después.”) A las 06:30, toque de diana, y lluvia; a las 8, a falta de media hora para arrancar, más lluvia (“¡ay, ay, ay que esto no para.”)…….

Esta mañana tocaba Villalpando-La Camperona. Para nosotros eran 138 kms de los 177 que harán mañana los profesionales. Esos 138 kms los dividíamos entre los 3 triciclos y nos salía una media de 46. Eso sobre el papel, porque.. como siempre, la realidad tenía otros planes.
Hace unos días, después de una de las etapas de separación total, nos dimos cuenta de que respetar la estructura prevista nos suponía un serio handicap por varios motivos. Los dos más importantes eran los siguientes:
– la disgregación del grupo con la consiguiente pérdida de vivencias,
– la obligada soledad de alguno de los Tándem que tenía que ir sin bici de apoyo ante la falta de personal en la expedición.

IMG_0360
Si a eso le unimos que cada uno llegaba a una hora distinta al lugar de pernocta y que comíamos a horas totalmente dispares, el cuadro queda completo.
¿Soluciones? Sólo una: pedalear todos juntos un único tramo. No es lo prometido, pero es lo más seguro y lógico para todos. Alguien pensará que de ese modo convertimos nuestra Vuelta en un timo o algo así, pero…..de eso nada, porque:
* de cada etapa elegimos siempre las partes más duras y pongo como ejemplo la subida de ayer a los 3 puertos;
* hoy tendríamos que haber hecho 46 x 3=138 kms y realmente hemos hecho 70×3=210 kms a los que hay que sumar los 32 que hizo Borja, o sea, 242 kms, que no son moco de pavo. Todos los pilotos nos moríamos de ganas de subir a La Camperona de modo que haríamos la parte final de la etapa, pero resulta que la noche anterior la pasábamos en el pueblo de Iván y todos sus amigos y vecinos, y una buena parte del resto de la población, se habían citado para verle pasar y aplaudirle como se merece y, ni que decir tiene, que no íbamos a dejarle sin ese particular baño de multitudes y sin la escolta de la policía y de un buen grupo de amigos ciclistas, incluido su hermano Alberto, que nos acompañaron más de 20 kms. Así pues, decidimos salir de Benavente y, tras dar una vuelta por el pueblo, enfilar hacia León. Total 70 km.

discamino
De inicio salió Iván con Pedro, David Gil con Chema, Borjita en su bici y Gerardo conmigo. 32 kms para ellos para este selecto grupo que finalizaron sin novedad a la hora del bocata. Al reanudar la marcha, Isabel iba con el que escribe, Anita Soage con Yago y Pedro seguía con Iván. A las pocas pedaladas empezaron a caernos unas impertinentes gotas que luego fueron arreciando y nos amargaron la etapa dejándonos como sopas. Pero no pudieron con nosotros.
¿Y mañana? Mañana tenemos por delante una etapa preciosa, con el puerto de San Isidro y remate final en el alto del NARANCO. Para chuparse los dedos. Ya os contaremos. Que descanseis.

Articulos relacionados

Botón volver arriba

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Muchas Gracias.