DEPORTES

Gol anulado, penalti sin señalar y empate a uno. El Benavente mereció más en Onzonilla.

Sin título-2

Sin hacer grandes alardes ni comerse la cabeza con tanta táctica, Pichi, con la supervisión de Miguel Angel Nuevo que pasará esta semana a ser el que lleve la batuta de forma oficial, se limitó a colocar a cada jugador en su sitio y “Voilà” como dirían los franceses, el Benavente con los mismos fue otro muy diferente. No hay que tener muchas experiencias en los banquillos para saber una cosa fundamental que es que cada jugador tiene, o debe de jugar en su sitio natural. Puede que por circunstancias, un día debas de cambiar a algún jugador de su demarcación por otra en la que no se desenvuelva cómodo, pero si no hay otra esta es la más a mano. Pero si un domingo, mueves a todos, o casi todos, creas un cacao que para qué. El Benavente no lo tenía difícil en el campo del tercer clasificado, el Onzonilla, pero ante las dificultades existe una máxima que es de mucha ayuda. Al modo de los Tres Mosqueteros, “Todos para uno, y uno para todos” los once gladiadores del equipo saltaron como AMIGOS al terreno de juego, y quiero destacar esto de AMIGOS porque a veces, o casi siempre, cuando los egos no existen y uno trata de pasarlo bien siempre recurre a ellos y así es todo mucho más fácil.

Con el gol de falta de Pepe el Benavente soñó, trabajó y mereció algo más, pero no lo consiguió por motivos ajenos. Un penalti que no le señalaban y un gol anulado pudieron decantar la balanza final para un Benavente que sí que dió el dó de pecho. Con un Urbi, que acabó lesionado, pero magnífico, al igual que un poco habitual para Carreño, Héctor que sacó su sangre torera para dar una lección magistral junto con el resto de la defensa y con el resto a gran altura Miguel Angel Nuevo y su ayudante Jorge lo van a tener más sencillo.

Pero además seguro que el final del partido fue totalmente distinto para toda la expedición del Benavente. Seguro que en el vestuario el ambiente era distinto y la alegría se dejaba notar en los rostros. Se puede perder, o empatar, pero cuando uno se sabe con el deber cumplido no se le puede pedir más.

Gracias chavales!.

Articulos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Muchas Gracias.