DEPORTES

Dos penas máximas raras derrotan a un Racing combativo

escudo racing RACING BENAVENTE 1.- Geras, Rubén Escudero, Víctor, Jesús, Maniega (Bassin), Tosko, Modes (Josico), Pablo Voces, Meri, Héctor y Chino (Blandi)

escudo bejar industrial C.D BÉJAR 3.- Gato, Francis, Jesús, Juanito, Chuchi, Elices, Rivi (Raúl), Edu, Andrés (Carlos), Marcos y Samuel (Oscar).

Árbitro.- Marqués García, auxiliado por Quindós García y Franco Balado. Amonestaron a los locales Rubén Escudero, Vini, Modes, Víctor y Chino y expulsaba por roja directa a Geras y al delegado Carlos Sánchez. Por los visitantes a Edu, Marcos y Samuel.

Goles.- 1-0.- Jesús (2´), 1-1.- Andrés (18´), 1-2.- Edu (77´), 1-3.- Raúl (84´).

A veces el sudar la camiseta sobre el campo y ser merecedor de algo justo no es suficiente para llegar a la victoria. A veces surgen otros condicionantes que dan al traste con la ilusión y las ganas de ganar y el sábado se dieron en el Campo del Alonso Pimentel. Por un lado el viento que sopló durante todo el partido y que impidió jugar al fútbol a ambos equipos y luego el árbitro que jugó su papel determinante en el devenir del marcador y a que a la postre significó la derrota del Racing Benavente, que cuando menos mereció el empate.

El fútbol es así de caprichoso, uno puede tener un mal día y perder, puede jugar horrorosamente y perder o ganar, pero lo que sí está claro que puede depender de otros factores ajenos que ganan o pierden sin jugar ni un solo minuto. Me duele el ver como algunos jugadores salen del campo cabizbajos, enfadados con el mundo y con alguien más. Sé que es el deporte, pero lo del sábado el deporte no fue el que derrotó al Racing Benavente. Dos penas máximas casi consecutivas y rozando la injusticia sirvieron a un buen equipo, el Béjar, para ganar en Benavente.

Que los jugadores salgan del campo diciendo “para esto me juego yo el trabajo, me tenga que venir a entrenar hasta tarde y encima nos hagan esto”, tiene justificación si cabe, más cuando siempre, o casi siempre, estas cosas pasan al rival más débil.

Fue lo que sucedió en un partido en el que el Racing, fotocopiando a lo que han hecho tantos equipos, marcó muy pronto por mediación de Jesús en apenas dos minutos. Un gol que ponía muy de cara una victoria por la que lucharon desde el principio los de Jorge Bruña y que no les era suficiente para saberse ganadores, más sabiendo que en la segunda mitad iban a tener que sufrir.

Y la verdad es que tuvieron los racinguistas todo en sus manos con algunas ocasiones claras que no supieron aprovechar como una de Jesús que se topó con el travesaño y otra de Meri que remataba fuera y que pudieron ser clave para afrontar los segundos 45 minutos, más cuando además el rival se aprovecha de un error defensivo para igualar el marcador y retirarse al descanso.

La segunda mitad, tuvo solamente la participación del Béjar que con el viento a favor mantuvo a los de Jorge Bruña muy retrasados pudiendo encontrar el gol en alguno de los muchos balones en largo que buscaban las espaldas de la zaga local o en alguno de los errores en pases horizontales como la del nueve Andrés que se plantaba solo ante Geras y enviaba la vaselina por encima del larguero.

Los benaventanos sólo inquietaron en una ocasión a los charros y pudieron hacer el segundo en una jugada de Tosko por banda izquierda que no acertó para marcar ante la salida del meta visitante.

Luego los dos penaltis señalados por el árbitro Marqués García, el primero por una caída dentro del área de un jugador charro donde la defensa se llevó el balón claramente y el segundo en una acción rápida al saque de una falta que deja sólo a Raúl ante Geras y como el propio jugador charro reconoció fue él el que golpeó en la cara al portero y luego se fue al suelo. Al final penalti y expulsión del meta local y tercer gol de los charros que ahora sí se veían con la victoria asegurada.

El partido finalizó con el cuadro local con nueve ya que además de la expulsión de Geras, Tosko abandonaba el campo acompañado de los Voluntarios de Protección Civil tras recibir un golpe la ceja derecha que pronto se le inflamó de tal manera que se le cerró el ojo.

Gran parte del devenir racinguista pasa por el encuentro de este fin de semana en la visita a la cancha de la Gimnástica Medinense.

Tags
Ver más

Articulos relaccionados

Botón volver arriba

Adblock Detectados

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Gracias.