DEPORTES

Los problemas con el tráfico obligan a variar la undécima etapa de Iván Bragado y Discamino

Por Discamino.

YAGO’S RETURN Y NUESTRAS BRUJAS PARTICULARES
Antes de nada darle la Bienvenida, así con mayúscula, al hijo pródigo que ha regresado a casa. Después de estar con nosotros desde el primer día hasta el domingo de la ascensión a los Lagos, cuestiones personales hicieron que regresara a casa y después de 3 noches sin dormir en el suelo dentro de un saco, se ha dado cuenta de que la cama y la casa no lo es todo, y que no podía pasar un minuto más sin nosotros, así que volvió a hacerse la maleta, cogió un bus y se plantó en Bilbao a las 5 de la madrugada pasada. Menuda sorpresa y menudo alegrón el de todo el grupo. Ese es nuestro Yago. Tres hurras por Él.
Ayer la familia de Ana nos ayudó a planificar la jornada de hoy. Nos desaconsejaron salir pedaleando de Bilbao por los grandes problemas de tráfico que nos íbamos a encontrar y también nos dijeron que huyéramos de las proximidades de Donostia por las mismas razones. Eso reducía la etapa a los más o menos 40 kms existentes entre Irún y Urdax, en el Pirineo navarro. Como era una distancia un poco exigua, decidimos irnos hasta Hondarribia y empezar allí desde la playa. De esa forma nos quedaría una linda etapa de unos 50 kms, primero a la orilla del río Bidasoa hasta la población de Bera y luego por los preciosos montes del Pirineo Navarro. El primer tramo lo hicimos… David Gil con Carlos, Gerardo conmigo y Yago con Antonia, además de la genial compañía de Calis y Borja. En Bera bajaron ellos de los triciclos y subieron….. Isabel conmigo, Ana Soage con Carlos e Iván con Chema. El peque de la expedición, señorito Borja, continuó pedaleando aún un rato más al lado de su papi y en el km 30 se subió a la furgo y es que está hecho todo un campeón. Lo vaticinado por los familiares de Ana no pudo haber sido más fiel a la realidad: precioso tramo junto al río y hermosísima carretera de montaña para terminar el día. Eso que suena tan bucólico en la pantalla, acaba por convertirse en un verdadero suplicio en cuanto pones el culo en un sillín de triciclo, y así fue. Una dura mañana de subir y bajar sin parar en la que Iván recuperó las buenas sensaciones y llegó de nuevo el primero a la meta, esta vez con Chema como piloto. Eran algo más de las 15:00 horas cuando por fin llegamos a Urdax. Íbamos chorreando de sudor y veníamos muertos de hambre y de sed, pero el ánimo era estupendo, y es que el equipo que llevamos es la bomba.
Estamos alojados en el albergue de peregrinos de esta preciosa localidad gracias a la generosidad de su alcaldía que nos atendió de inmediato y puso sus instalaciones a nuestra disposición. Un millón de gracias, Urdax.
P.S. Estuvimos en Zugarramurdi pero sólo encontramos a dos de sus brujas; nos dijeron que el resto estaba en un akelarre.

“Hoy también fue bastante tranquila la etapa. Mi pulsómetro marcó de media 132 pulsaciones por minuto. Mi piloto está fastidiado del gemelo y casi no puede pedalear por lo que debo reservarme ya que quiero llegar a Madrid. Hoy fuimos despacio y nos perdimos 3 o 4. Nos dió tiempo de hacer muchas fotos”, nos comentaba Iván.

Botón volver arriba

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Muchas Gracias.