ÚLTIMAS NOTICIAS

La Guardia Civil halla 8 jabalíes que se encontraban encerrados en una nave

GUARDIA CIVIL jabalíesUn vecino de la localidad de San Ciprián de Hermisende ha sido imputado como presunto autor de un delito contra la protección de la flora y la fauna por utilizar medios no selectivos para la caza.

 

El imputado fue sorprendido cuando se hallaba manipulando los lazos, colocándolos para que surtieran el efecto deseado. Posteriormente se le halló, al ahora imputado, en una nave de su propiedad, 8 jabalíes, confinados en dos habitáculos fabricados con materiales metálicos. En el primero tenía encerrados 4 jabalíes machos, guardando en el otro 3 hembras y un macho de la misma especie. Los animales encarcelados procedían supuestamente de eventuales capturas que la persona imputada había realizado en ocasiones anteriores, utilizando para ello los lazos que han sido incautados por el Seprona.

 

Las diligencias instruidas y artes incautadas han sido puestas a disposición del Juzgado de Primera Instancia de Puebla de Sanabria. Los especímenes han quedado en posesión del imputado. El vigente Código Penal establece para este tipo de delitos pena de prisión de cuatro meses a dos años o multa de ocho a veinticuatro meses y, en cualquier caso, la de inhabilitación especial para profesión u oficio además de inhabilitación del ejercicio de la caza por tiempo de uno a tres años.

 

Seprona ya ha detectado varios caos de caza furtiva en el Coto de Caza de Hermisende y añejos, donde se han encontrado varios lazos utilizados por los cazadores para apresar animales salvajes.

 

Están trampas estaban formadas por un cable acerado, colocado entre dos ramas ancladas al suelo, como se aprecia en la imagen, para posteriormente sujetar una de las puntas del cable a un árbol, con el fin de retener al animal hasta la llegada del furtivo.

 

Desde Seprona, señalan que este tipo de trampas causan un sufrimiento extremo a los animales que quedan atrapados en ellas, ya que al intentar huir, se producen graves heridas en las partes que permanecen atrapadas en el lazo corredizo, llegando en ocasiones a seccionar miembros del cuerpo e incluso provocar la muerte del animal. Además, afirman que estos artilugios son colocados de forma masiva y no selectiva, lo que puede originar daños a cualquier especie, no solo de caza, sino de las consideradas especies silvestres que pueblan la comarca. Los lazos se encontraban diseminados en una zona con abundante vegetación, pero próxima al río y la población, con el riesgo que conlleva, para personas (principalmente pescadores y senderistas) y sobre todo para los animales domésticos que pudieran deambular por la zona.

 

 

Como antecedente en esta provincia, el Seprona de la Guardia Civil de

Zamora halló, en julio de 2013, en la comarca de Tábara, un cercón-trampa para capturar fauna de caza mayor, con una superficie de unos 2.000 metros cuadrados, teniendo atrapados en su interior 5 jabalíes, siendo identificado el supuesto autor de los hechos y denunciado ante la Autoridad administrativa competente (Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora, Servicio Territorial de Medio Ambiente).

Articulos relacionados

Botón volver arriba

Adblock Detectado

Por favor, considere apoyarnos mediante la desactivación de su bloqueador de anuncios. Muchas Gracias.